Arte + Arte + Algo de Medicina

En general cuando observamos un cuadro, tendemos a ver o consideramos a sus personajes estáticos, que lo representan sólo en el momento que fueron retratados. Lo mismo sucede con quienes realizan sus creaciones, las que eventualmente se convertirían en obras de artes extraordinaria y perdurables en el tiempo. Los imaginamos sólo en ese preciso momento. Sin embargo, ellos -los creadores- también eran seres humanos y, como nosotros, cada mañana se despertaban y vivían el día con lo que les tocaba llevar a cuestas: alegrías, obligaciones y penas, ya fueran físicas o psíquicas.

Muchos artistas en general y pintores en particular, más de lo que uno pudiera imaginar, vivieron atormentados por alguna dolencia, hayan sido estas o nos -por lo general no- la causa de su muerte.

Lo cierto es que la mayoría de ellos expresaron de una manera concreta ese dolor en sus pinturas. Sus obras nos narran sobre la condición humana, y las realizaron explorando interrogantes sobre la vida y el arte. El resultado fue una muestra carismática, aunque también paradójicamente cruel.

En síntesis, un testimonio del sufrimiento, de la aflicción,  de la angustia o del suplicio que les significó, a cada uno de ellos, vivir sus vidas, pero que sin embargo soportaron con coraje y no se abatieron ni claudicaron ante las adversidades.

Categorías: Editorial

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *