La Paz y la No violencia

Los responsables de Conozcamos La Plata comprometidos con el respeto, la tolerancia, la comprensión y solidaridad entre los seres humanos; se adhieren al día de  La Paz y La No-Violencia; en ocasión de conmemorarse el próximo martes 6 de agosto un nuevo aniversario del bombardeo atómico sobre Hiroshima y Nagasaki.

Bregamos contra cualquier tipo de violencia y hacemos propicia la oportunidad para realizar un llamado de atención sobre los injustificados actos de verdadero vandalismo provocados por  la incultura de quienes rompen y arruinan por el solo hecho de hacerlo.

Así como no se pueden entender cobardes y anónimos actos vandálicos, tampoco se puede entender la ausencia del estado en el control, la prevención y la  restauración de lo dañado.

Nuestro (el de todos los habitantes de La Plata) Patrimonio  Arquitectónico, Escultórico y Forestal  se encuentra en emergencia por el lamentable estado de deterioro. La mayoría de las bellísimas esculturas diseminadas en parques y jardines estan arruinadas.

Coincidiendo, esta importante conmemoración planetaria, con el comienzo de nuestra actividad como Guías de Turismo de La Plata, nuestro modesto compromiso se materializo con la plantación de un plantín de Gingko Biloba en Plaza Mariano Moreno. Nuestro fervoroso deseo es que se haga árbol.

 ¿Porque un Gingko Biloba?

Porque El Ginkgo conocido también como “árbol de los cuarenta escudos”, es único en el mundo. No tiene madre, ni padre, no tiene abuelos, no tiene hermanos, no tiene tíos. ¡No tiene parientes vivos. Es único en su familia!

Por su más de 1500 millones de años de existencia es considerado uno de los mejores ejemplos de fósiles vivientes.

Sus acciones terapéuticas muy conocidas en la tradicional medicina china, cada vez son más familiares y utilizadas en occidente

Después de la bomba atómica que arraso Hiroshima, entre tanta desolación y muerte, al poco tiempo solo un árbol quedo en pie y en poco tiempo comenzó a brotar.  Ese árbol fue el Gingko por eso se lo conoce como “portador de esperanza y vida”.

 

Osvaldo Pamparana 5/8/2013